Presentación del libro “Prisionero del Rock and Roll” de Francisco López Sacha.

Sacha y yo somos amigos desde hace bastante tiempo, y hemos compartido diversas circunstancias como escritores. Pero ésta es la primera vez que presento un libro suyo. Un libro sobre música y ante un atento auditorio como el de ustedes.

Nuestro amigo, el manzanillero Francisco López Sacha, narrador, ensayista y profesor de arte, obtuvo en el año 2000, el premio “Juan Rulfo” con “Escuchando a Little Richard”, y en 2007 el premio “Alejo Carpentier” con “Dorado Mundo”; y ostenta la “Distinción por la Cultura Nacional” que otorga el Estado cubano.

Ahora Sacha nos ha entregado con “Prisionero del Rock and Roll” –de las editoriales Unión e ICAIC-, un fabuloso conjunto de 30 capítulos en 207 páginas, donde no sólo acude a la mejor narrativa y al más enjundioso ensayo, sino también al sentido poético.

En cuanto a la música –sujeto del libro- no soy un especialista como el autor, pero (al menos en esta oportunidad) soy capaz de entender sus razonadas proposiciones, porque se trata de un conjunto ensayístico musicológico con la excelencia narrativa que caracteriza al autor. Y esa es la principal virtud de un escritor: que sus lectores lo entiendan.

El propio autor reconoce la presencia del rock como sustrato visible e invisible en todos sus libros anteriores, más de 10; desde su muy famosa novela “El cumpleaños del fuego”, publicada en 1986 y reeditada en 1990, hasta su reciente libro “Ensayo en clave de sol”, publicado en México en 2013.

Yo no voy a pretender sustituir la lectura de ustedes con la mía, pero quiero adelantarles algunos momentos del texto, que merecen una especial atención. Como por ejemplo, la referencia shakesperiana del capítulo tercero, al establecer la relación musical entre John Lennon y Mickael Jackson. O el tratamiento de Paul Anka que se transforma en el de la canción alemana de concierto y el de la pianística de Lizt y Shubert, para culminar con el romanticismo de Romeo y Julieta en una atmósfera poética. O el disfrute de los tres capítulos históricos sobre el largo y tortuoso camino de los Beattles o la historia musical del rock and roll.

Por otra parte, es necesario subrayar la variada presencia musical cubana con que caracteriza el autor el tema en toda su extensión. Debidamente fundamentadas se muestran las diversas maneras en que nuestros ritmos, compositores, solistas e intérpretes orquestales, han fluido paralelamente, e interactuado con la moderna música occidental, originada en Inglaterra y Estados Unidos.

Como se aprecia en el capítulo titulado “Del son al rock”, donde se argumenta la indiscutible relación musical entre Elvis Presley y Benny Moré, merece particular consideración el tratamiento sobre dichos vínculos en el capítulo dedicado a los “secretos” del rock cubano. Y así encontrarán ustedes numerosos e interesantes asuntos, como detalladas referencias a la industria mundial de la cultura, a la lucha internacional en el ámbito de la música (incluyendo un comentario de Fidel Castro y el Che al respecto) y la sabrosa presencia en ese proceso musical de nuestra Ma. Teodora.

Dr. Armando Cristóbal Pérez
Investigador, narrador y ensayista
Miembro de la Asociación de Escritores de la UNEAC
 

Categoría: