Alicia vivirá siempre

La noticia del deceso de Alicia Alonso ha conmovido a Cuba y al mundo. Su aporte extraordinario para el desarrollo de la cultura cubana y su magnífico trabajo en la divulgación y promoción de sus mejores valores, en la creación de una escuela de ballet universalmente reconocida, se ha exaltado por todos. Nuestro Presidente ha subrayado su legado imperecedero.

Alicia fue un verdadero paradigma de patriotismo y ejemplo de férrea voluntad en el desarrollo de actividades que fortalecieran nuestra identidad.

Nuestro Instituto, sus docentes, trabajadores, estudiantes se une al tributo que toda Cuba rinde a Alicia que nos hizo el honor de aceptar, en noviembre del 2012, el título de Doctora Honoris Causa en Relaciones Internacionales, conferido por su extraordinario impacto en la promoción de los mejores valores de Cuba y de su sociedad.

Alicia fue Embajadora de la UNESCO por título. Ad honorem fue una extraordinaria embajadora del pueblo cubano, que contribuyó al mejor conocimiento de nuestro país, donde quiera que estuvo, patentizó la dignidad de nuestro pueblo, trasmitió con su danza la capacidad de resistencia de los cubanos y afianzó con su prestigio personal como ejecutora y gran maestra, el reconocimiento a la obra de la Revolución.

Todos los que, de una forma u otra, hemos estado vinculados a la ejecución de la política exterior cubana lo recordaremos siempre. Los que hoy formamos a los futuros diplomáticos cubanos nos encargaremos de que su legado en el campo de las relaciones internacionales nunca caiga en el olvido.

Trabajadores, profesores y estudiantes del ISRI
 

Categoría: